Pacto para renovar RTVE: la oposición se pone de acuerdo "al fin" para renovar al presidente

Después de varios meses de tiras y aflojas, en los que ha imperado el tacticismo político y en los que han han fracasado varias rondas de negociación, los partidos de la oposición han logrado un acuerdo para poner en marcha el proceso de renovación de la cúpula de Radiotelevisión Española. Esto implicará la convocatoria de un concurso público cuyo reglamento negociarán próximamente. Su previsión más optimista apunta a que el Consejo de Administración de RTVE podría ser renovado antes del inicio del verano. El pacto permitirá a PSOE, Ciudadanos y Podemos arrebatar al PP el control de la televisión pública, el cual ha ejercido desde 2012 con una mayoría absoluta en su Consejo de Administración y con Leopoldo González Echenique, primero, y José Antonio Sánchez, segundo, como presidentes.

A falta de conocer todos los detalles del acuerdo, este periódico ha podido saber que la idea de sus promotores es convocar una mesa de negociación con los demás partidos en la que se aprueben el reglamento del concurso y los plazos del mismo. Es decir, finalmente no se optará por el método mixto que propuso el PSOE, que implicaba la elección del nuevo presidente por consenso parlamentario y, con posterioridad, la apertura de un período de transición de entre 3 y 6 años en los que se sentarían las bases del citado concurso.

La transición se sucederá en un momento complejo de la legislatura, con un Gobierno sobrepasado por Ciudadanos en las encuestas y con serias dificultades para alcanzar mayorías parlamentarias; y con unas fuerzas progresistas que han optado por movilizar a su electorado y lanzarlo a la calle para intentar escalar posiciones. La influencia de los telediarios de RTVE en la sociedad española es la menor de su historia, entre otras cosas, por la mayor oferta que existe dentro y fuera de la TDT, por la pujanza de cadenas privadas La influencia de los telediarios de RTVE en la sociedad española es la menor de su historia, entre otras cosas, por la mayor oferta que existe dentro y fuera de la TDT, por la pujanza de cadenas privadas como La Sexta y por el descrédito que tienen entre el electorado de izquierdas. No obstante, sus informativos pelean por el liderazgo y gozan de una cuota de pantalla que les convierte en un arma potente para neutralizar a los rivales políticos.

 

Leer noticia