Por qué demando a la cúpula de RTVE

IGNACIO GÓMEZ-ACEBO

Me preguntan desde los medios cuál ha sido la razón por la cual he demandado a la cúpula de la Corporación Radiotelevisión Española.
No ha sido una decisión fácil, he tardado un año en tomarla. Quiero para mi país, España, unos medios públicos independientes, alejados de la manipulación por los partidos políticos en el gobierno, quiero una RTVE al servicio de los ciudadanos, de todos los ciudadanos. Por ello he demandado a la cúpula de RTVE. Mi caso no es excepcional, cientos de excelentes profesionales de RTVE han sido apartados de sus responsabilidades tras la llegada del PP al gobierno, en 2013. Este proceso de sustitución de profesionales independientes por afines, se ha agudizado tras el nombramiento de José Antonio Sánchez como presidente de RTVE, con los únicos votos del PP en el Congreso.

Soy un profesional independiente, sin afiliación a ningún partido, sindicato u organización política. Empecé a trabajar en RTVE en 1981, con 18 años, de forma ininterrumpida hasta 2012 cuando, tras la llegada a la presidencia de RTVE de Leopoldo González-Echenique, con los votos del PP y Convergencia y Unió en el Congreso, participé como Director de Comunicación de la Candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos 2020. Más tarde y tras mi reincorporación a RTVE, González-Echenique enmendó su decisión y me rescató del banquillo de los suplentes para nombrarme director de estrategia y programación de TVE, número 2 de la compañía.

Detrás de estas presiones, miembras y miembros del PP del Consejo de Administración no han sido ajenos, alguna de ellas con mandatos caducados desde enero de 2013, es decir, en tiempo de descuento desde hace casi cuatro años.

Esta situación del todo anómala desde el plano de la democracia, se agudizó tras las últimas elecciones cuando la composición de un nuevo Congreso no tiene reflejo en el Consejo de Administración de RTVE. El PP mantiene su mayoría en el mismo y ostenta su presidencia cuando ni tan siquiera tiene apoyos suficientes para formar gobierno.

En este punto quiero recordar que desde la creación de la Corporación Radiotelevisión Española han habido dos partidos en el gobierno; el PSOE pactó con el PP el nombramiento de los presidentes Luis Fernández y Alberto Oliart. Al llegar Mariano Rajoy a la Moncloa y mediante un Real Decreto Ley, recurrido ante el Tribunal Constitucional, modificó la forma de elección del presidente de RTVE y como consecuencia los dos siguientes presidentes, Leopoldo González-Echenique y José Antonio Sánchez necesitaron solamente los votos del PP para ser nombrados. Conclusión, el PSOE dio la oportunidad al PP de consensuar el nombre del presidente, algo que no ha ocurrido al contrario por parte del PP. Durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero el PP tuvo la invitación para consensuar un nombre, Rajoy no hizo lo mismo con el PSOE.

Los directivos de los primeros dos presidentes no lo éramos de aquel gobierno, lo éramos de todos y para todos los españoles pues éramos producto del consenso entre los dos grandes partidos de aquel momento.

 

Leer carta completa