La APM insta a los partidos a pactar una RTVE independiente y profesionalizada

La Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) examinó hoy, 24 de febrero, la situación en RTVE después de la entrega en el Congreso de un documento con 2.225 firmas de trabajadores del ente exigiendo “medidas urgentes” que garanticen una radiotelevisión pública plural, imparcial y defensora de los valores constitucionales.

La Junta Directiva constató que en estos momentos de ataques al derecho a recibir información veraz y contrastada, como son las mentiras prefabricadas y las noticias sesgadas que sirven a intereses opacos en este mundo globalizado, una radiotelevisión pública plural e imparcial es más necesaria que nunca para contrarrestar tales amenazas.

Por lo tanto, la APM insta a los grupos políticos con representación parlamentaria a garantizar cuanto antes la independencia y profesionalización de RTVE y les recuerda que adquirieron firmes compromisos electorales de trabajar en defensa de una radiotelevisión pública al servicio de los ciudadanos.

Creemos imprescindible la despolitización de la radiotelevisión pública, de modo que se asegure su neutralidad y se ponga fin de este modo al continuado cruce de acusaciones de partidismo que jalonan su historia.

La APM siempre ha defendido que la gestión tanto de RTVE como del resto de medios públicos debe encomendarse a profesionales independientes, ajenos por completo a los partidos políticos, nombrados por sus méritos profesionales y su conocimiento del sector.

Para cumplir sus fines de servicio público, estos medios deben contar con una financiación suficiente, proporcional y estable que permita ofrecer una programación de alta calidad, al margen de consideraciones comerciales o influencias políticas, y responder a las demandas de la era digital.

Este nuevo marco debe incluir también que los responsables de estos medios rindan cuentas de su gestión periódicamente, en aras de la máxima transparencia que exige saber el uso y destino de los recursos públicos.

Montoro niega que el Gobierno intervenga en la información de RTVE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha asegurado que el Gobierno no interviene "en ningún caso en la formulación de información ni en RTVE, ni en ningún lado".

Montoro ha hecho estas consideraciones en el pleno del Congreso al ser preguntado por el diputado socialista José Miguel Camacho sobre si el Gobierno va a impulsar "el fin de la manipulación informativa en RTVE".

El ministro le ha replicado que la información "está facilitada por profesionales, que lo harán con mayor o menor acierto", pero le ha "garantizado" que el Gobierno "no interviene en ningún caso en la formulación de información".

Montoro cree que ésta es una pregunta recurrente del grupo socialista durante los últimos años, aunque ha admitido que también su grupo la planteó estando en la oposición.

Y por eso ha considerado que lo mejor sería que no tuviera sentido que estas preguntas se hicieran en el pleno, sino que fuera en la comisión mixta de control de RTVE donde se concitasen las voluntades políticas para que "no sea posible tan siquiera hablar de manipulación".

Lo que sí tiene sentido, en su opinión, es valorar la gestión económica que está haciendo RTVE porque en dos años de restricción presupuestaria el año pasado fue capaz de reducir su deuda a la mitad de la que tenía en 2015.

 

Noticia

Ciudadanos plantea elegir al presidente de RTVE por consenso

El grupo parlamentario de Ciudadanos ha presentado este martes en el Congreso de los Diputados una proposición de ley para que el presidente de RTVE sea elegido por una mayoría de dos tercios de la Cámara. El texto implica la reforma del artículo 11 de la ley que reformó la radio y la televisión pública en 2006. Esta norma fue cambiada por el PP seis años después y permitió que el actual presidente de la corporación estatal, José Antonio Sánchez, fuera designado solo por mayoría absoluta. Así, el PP sacó adelante el nombramiento solo con sus votos.

El líder de Ciudadanos se ha visto con representantes de los Consejos de Informativos y les ha anunciado su disposición a regresar a lo que fue el principal fruto de la Ley de televisión pública del gobierno Zapatero, la elección del Consejo de Administración, incluido el presidente, por dos tercios de la Cámara. O lo que es lo mismo, una dirección de consenso que evitara el regreso a los tiempos de la manipulación en la radiotelevisión pública.

REUNIONCONALBERTRIVERAFEBRERO2017 2

El compromiso que ha adquirido Albert Rivera con los representantes de los Consejos de Informativos de RTVE es intentar promover una ley a la que ahora quiere sumar al PSOE y a Podemos, que ya mostraron su interés en este sentido. Incluso, en la fallida legislatura anterior el PSOE llegó a presentar un Proyecto de Ley en este sentido que no llegó al pleno por la disolución de las Cámaras.

Medios públicos imparciales

EDITORIAL "EL PAÍS"

La radio y la televisión públicas han de ser un fiel reflejo de la sociedad y no un instrumento de propaganda

 

La voluntad expresada por los principales partidos para alcanzar un pacto sobre educación es una buena oportunidad para extender los acuerdos políticos a otros ámbitos, entre los cuales no debería faltar RTVE. Como han trasladado esta semana los trabajadores de la corporación estatal a los grupos parlamentarios, es preciso que las Cortes Generales intervengan para devolver a la radio y la televisión públicas la independencia, el pluralismo y la credibilidad informativa.

Desde que el PP de Mariano Rajoy decidió romper el consenso político la imagen de RTVE se ha ido erosionando a pasos agigantados. Hay ejemplos recientes que muestran la deriva emprendida por los actuales directivos para tratar de agradar, sin el menor disimulo, al partido en el Gobierno. Contraponer en el telediario el desapacible tiempo del pasado fin de semana en Madrid con “la imagen de alegría” que se vivía en el congreso de los populares es una manera zafia de abordar un hecho noticioso; y entrevistar al presidente del Gobierno con una puesta en escena más propia de un jefe de Estado tampoco favorece la presunción de neutralidad que debe tener un ente público.

 

Editorial íntegro