La rebelión en TVE

Artículo de MANUEL RIVAS

Lo que vino a decir el señor Montoro fue eso: “Si no le gusta el nuestro, cambie de canal”. Por esas fechas, tuvimos noticia de un ejemplo escabroso de la apropiación sectaria de TVE. La censura del vídeo en que se veía a toda una jefa de comunicación del Gobierno español respondiendo “¡Os jodéis!” a unos pensionistas que expresaban sus demandas. Los profesionales de TVE en Valencia, lugar del suceso, fueron obligados a destocar, cuando la que tocó el bochorno fue la jefa compositora de “¡Os jodéis!”. Pero el episodio tuvo una segunda parte de dignidad: la dimisión de Arantxa Torres, editora del informativo valenciano, que no aceptó la orden de desinformar. Y, además, escribió una carta memorable defendiendo el derecho a la información de los ciudadanos frente a los intereses políticos de turno.

En un ambiente de crisis democrática, de deserción moral en quienes ocupan el puente de mando, es la sociedad la que genera energías renovables de esperanza. El espectáculo político es desolador. Se habla mucho de dilemas, pero de una forma que recuerda demasiado a lo que decía Lincoln: “Un dilema es un político tratando de salvar sus dos caras a la vez”. La fertilidad democrática está en la gran pulsión feminista del 8 de marzo, la solidaridad activa de los pensionistas, y en ese movimiento inédito, ejemplar, de las mujeres trabajadoras de RTVE, impulsoras de las protestas de los ­#ViernesNegro, que han conseguido situar como principal prioridad democrática acabar con la sustracción sectaria de los medios públicos. Para que también Montoro se informe y no tenga que cambiar de canal.

 

Ver columna íntegra

La Academia de Televisión pide la Creación del CEMA y la renovación del Consejo de RTVE

La Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión solicita de nuevo a los Grupos Parlamentarios del Congreso de los Diputados la constitución de un Consejo Estatal de Medios Audiovisuales (CEMA) que, al igual que sucede en otros países de nuestro entorno, vele por la calidad de la programación, el respeto a los derechos de la audiencia con especial sensibilidad hacia la infancia y las minorías y que, al mismo tiempo, garantice la pluralidad de las opiniones y de la oferta programática. Ese Consejo debe estar integrado por personas de categoría profesional e intelectual reconocida, lejos de convertirse en otro organismo de cuotas políticas que reproduzca las distintas posiciones ideológicas que ya tienen su debida representación en el sistema parlamentario.

La Academia de Televisión, asimismo, insta al Congreso de los Diputados a culminar sin más tardanza el proceso de renovación del Consejo y la Presidencia de RTVE para acabar con la incertidumbre en la plantilla del Ente y con el deterioro de imagen de la televisión estatal que el retraso acumulado conlleva.

La Academia siempre ha defendido la convivencia en el sistema televisivo español de medios públicos y medios privados.

Mujeres RTVE: De tod@s y de nadie

La cálida respuesta al movimiento de mujeres de RTVE, -las que viernes a viernes se visten de negro, como tantos compañeros varones-, tiene que ver, más de allá de la oportunidad histórica que representa, con la independencia que la que el colectivo ha hecho gala, desde que nació en torno al 8 de marzo. Las mujeres de la radiotelevisión pública éramos conscientes de las desigualdades de género, del techo de cristal, de la brecha salarial, de las escasas noticias con perspectiva de género, pero no estábamos organizadas. Y por razones vinculadas a la politización casi crónica de RTVE, muchas veces nos mirábamos de reojo. Pero el 8 de marzo rompió esa desconfianza y puso en marcha un movimiento transversal que no ha dejado de crecer.

El principal patrimonio del movimiento de mujeres de RTVE es su independencia y aunque es verdad que lo que es de todos corre el riesgo de no ser de nadie, también es cierto que queremos cumplir con el contrato verbal firmado con las mujeres y el conjunto de la ciudadanía, comprometiéndonos a trabajar, desde los medios públicos, por la igualdad real. Algo que no será posible, mientras estén colonizados políticamente.

 

Leer artículo

Recuperar la independencia

Editorial del diario EL PAÍS

Ante el riesgo de quedar fuera de juego, el PP ha apoyado el documento, elaborado por PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos, para desbloquear la renovación de la cúpula directiva de RTVE. El texto ha incorporado correcciones sugeridas por los letrados de la Cámara baja, facilitando así el respaldo de los populares. Tras el acuerdo alcanzado ayer en la Mesa del Congreso, que podría quedar sellado la próxima semana, se despeja el camino para regenerar la radio y la televisión públicas, acusadas en multitud de ocasiones de actuar al servicio del partido en el poder.
El nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha planteado como uno de sus objetivos inmediatos devolver la pluralidad y la independencia a RTVE. Ningún partido que se considere demócrata puede no compartir una meta tan encomiable. Pero la realidad ha demostrado que durante el mandato de Mariano Rajoy se ha ignorado ese compromiso. Hasta tal punto se ha vulnerado el sacrosanto principio de imparcialidad que debe presidir un medio de comunicación público, que el Parlamento Europeo ha escuchado atentamente en la Comisión de Peticiones el cúmulo de manipulaciones y malas prácticas profesionales desgranadas en Bruselas por los periodistas de Televisión Española.

Una vez que el camino hacia la renovación del órgano de gestión de RTVE quede expedito, resta poner en marcha el mecanismo del concurso público para elegir a los diez miembros del consejo de administración, entre ellos el puesto de presidente.

En este proceso, inédito en los 62 años de historia del grupo audiovisual, el mérito debe anteponerse a cualquier criterio sesgado de selección o a un reparto de cuotas parlamentarias. Solo contando con los profesionales más idóneos RTVE recuperará la independencia. Y con ella, el prestigio y la credibilidad.