Las luces y sombras de RTVE, según el informe de la SEPI

Un informe sobre la gestión de RTVE elaborado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, al que ha tenido acceso ABC, pone en evidencia los aciertos y carencias en la gestión de la corporación el año pasado. La SEPI, organismo dependiente del Ministerio de Hacienda que tiene entre sus funciones la tutela de la cadena pública, entiende que 2015 fue un «año complejo», en un contexto difícil «desde el punto de vista macroeconómico, sectorial y político». «Si bien las condiciones generales del país han empezado a mejorar (...), las principales limitaciones en cuanto a gasto público no han desaparecido», explica el texto, «con unos niveles de deuda y déficit público muy tensos, lo cual supone una de las principales incertidumbres para el modelo de financiación».

Uno de los puntos favorables del pasado ejercicio fue el nuevo tratamiento del IVA, que permitió una reducción del gasto de 78,7 millones, si bien esto «no ha sido suficiente para equilibrar la cuenta de resultados e incrementar la cuota de audiencia». En este sentido, el informe destaca que Mediaset logró el 31% y Atresmedia del 26%, «muy por encima de RTVE», con el el 16,7%. Se configura así, dice la SEPI, «un modelo de duopolio inédito en el contexto europeo». En este entorno, añade, la estructura operativa de la corporación «resulta ya claramente desajustada».

Por todo ello, el modelo actual de financiación sigue planteando «serias dificultades debido a su inestabilidad y a su indefinición y falta de transparencia en cuanto a la determinación de los ingresos». Eso impide adoptar decisiones operativas a largo plazo en un entorno donde es imprescindible hacerlo, y supone «una situación difícil de mantener». El mayor peligro, concluye la SEPI, es el deterioro de la audiencia, que terminó el año en el 9,8% de cuota en La 1, «nivel que puede considerarse crítico».

Otro de los factores que celebra la SEPI es que las medidas adoptadas en el marco del «Plan de sostenibilidad y mejora de la eficiencia» puesto en marcha en 2014 tuvieron «un impacto favorable, logrando una reducción de gastos generales de 14,3 millones». No obstante, no se alcanzó el objetivo en alguno de sus programas ni en los costes de personal, «lo que obligará a actualizarlo» en 2016. Otros puntos fuertes fueron la venta de productos, que ascendió a 14,2 millones, y los ingresos por patrocinios (16,9 millones). Asimismo, los gastos de explotación se redujeron notablemente respecto a lo presupuestado y al ejercicio anterior.

El resultado de explotación, por último, ascendió a 35,1 millones de pérdidas, «desviándose frente al presupuesto en 39,1 millones pero mejorando respecto al ejercicio anterior de manera sustancial, en 94,1 millones». Al menos a nivel operativo, concluye el texto, «es posible esperar una cierta estabilidad de mantenerse la corporación en los actuales niveles de actividad y de costes».

 

Leer noticia

Las Cortes aprueban sin oposición la nueva televisión pública valenciana

La mayoría del pleno de las Cortes Valencianas ha recibido hoy con un cerrado aplauso la aprobación de la proposición de ley de creación de la nueva Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (radio y televisión). La norma ha salido adelante sin ningún voto en contra, dos años y ocho meses después de que el Gobierno de Alberto Fabra (PP) cerrase la Radiotelevisión Valenciana (RTVV).

PSPV, Compromís, Podemos y Ciudadanos han votado a favor mientras que el PP se ha abstenido. En total, la proposición de ley que regula la nueva televisión autonómica valenciana se ha aprobado por 64 votos a favor y 29 abstenciones.

La ley introduce nuevos mecanismos de control y supervisión sobre la corporación de medios de comunicación. Prevé que el presidente se elija por convocatoria pública y se crean un consejo rector, otro de la Ciudadanía y otro de Informativos que elegirán las Cortes y otros organismos, no la Generalitat.

El PP ha justificado su abstención con la tesis de que esta ley es coincidente al 90 % con la anterior promulgada en 2012, pero "no consensuada, imprudente, no meditada, incorrecta e interesada".

 

Leer noticia

Rivera insiste en financiar RTVE con un canon porque "la calidad cuesta dinero"

El presidente de Ciudadanos y candidato en las elecciones del 26 de junio, Albert Rivera, ha insistido en cambiar el modelo de financiación de RTVE y ha apostado por la implantación de un canon.
Rivera ha descartado la vuelta a la publicidad para financiar los medios de comunicación públicos. "Soy más partidario de ser franco y libre y que los españoles sepan cuánto vale la televisión y la radio porque la calidad cuesta dinero", ha indicado Rivera en una entrevista en RNE.

El dirigente de Ciudadanos ha reclamado además que RTVE cuente con un presupuesto plurianual y no esté sometido "al recorte permanente cada año dependiendo del gobierno de turno, porque el sector audiovisual es una cosa estratégica para un país".

"No podemos competir si no tenemos una voluntad clara de que nuestro sector audiovidual pueda hacer de tractor. Los trabajadores de RTVE hacen un gran trabajo pero necesitan que no se lo pongamos tan difícil", ha explicado el presidente de la formación naranja.

Rivera ha insistido en despolitizar la corporación pública porque "TVE no es del PP, del PSOE, ni de Podemos o Ciudadanos, es de los españoles y me preocupa que haya una especie de lucha entre los sindicatos y la dirección y estén en medio los trabajadores y los españoles".

 

Leer noticia

"La televisión pública no puede seguir estando en manos de quien está"

Ignacio Gómez-Acebo era, hasta marzo del año pasado, el número dos de la televisión pública española. Hasta que recibió la llamada del entonces director de TVE, José Ramón Díez, un hombre de confianza del presidente: "Te llamo para comunicarte tu cese". Lo pusieron a hacer labores de producción, entre ellas llevar botellas de agua a los presentadores de un programa deportivo. Ha presentado una demanda contra TVE y la cúpula directiva, incluyendo al presidente Sánchez, por acoso laboral, vejaciones, atentado contra la propia imagen y reputación profesional, entre otras cosas. Un mes después, TVE le ha abierto un expediente por falta muy grave en un enfrentamiento con su inmediato superior.

¿En qué ha consistido ese acoso que denuncia?

Bueno, desde el principio [de la llegada del actual presidente, José Antonio Sánchez] lo que yo decía no gustaba. Yo pedía información independiente, que los telediarios tenían que atender intereses de todos los ciudadanos, que no podíamos elegir a las productoras por su inclinación ideológica... Hay un antes y un después con la gestión de Sánchez. Básicamente, la presión ahora se hace directamente a los directores, por eso se traen a gente cercana. Y luego cuando me cesan, me ponen en un puesto que no es acorde con mi experiencia.

¿Qué funciones le encargan tras ser cesado como número 2?

Me meten en el programa Conexión Teledeporte como productor, en un programa que casi no tiene producción. Mi labor antes de que yo llegara la hacía un ayudante. Me dejan solo y casi sin ocupación. Hasta que me cesaron me encargaba de la programación de todas las cadenas excepto del 24 Horas. Decidía la subvención al cine, los prime time, cuánto duraba el telediario... También organicé la cobertura de los Juegos Olímpicos de Río de este año. Cuando empieza el verdadero divorcio es cuando reclamo un puesto más acorde con mi experiencia. Mi jefe era una persona que yo había nombrado y con quien me enfrenté luego. Lo entiendo porque al final el miedo funciona.

¿Hay miedo en TVE?

Mucho. A perder el estatus, a que pase lo que me ha pasado a mí, tienen sus familias... Al final no estás bien pero ganas suficiente, y si a los jefes no les gusta lo que haces, ponen a otro en tu lugar sin más. Para mí, es muy drama porque pierdes el pulso profesional y te acomodas. Pero yo no soy ningún héroe, es más héroe el que está allí todo el día.

 

Leer la entrevista