La SEPI dice que RTVE atraviesa una etapa crítica y pide un plan estratégico

La corporación RTVE está obsoleta. Así lo percibe su accionista, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que es propietaria del 95,7% de las acciones. Dice que no ha sabido adaptarse al cambio de hábitos de los usuarios ni a un entorno audiovisual en transformación y, además, su estructura está desajustada tanto si se compara con otros operadores tradicionales como si se mide con nuevos actores del sector. Solicita que RTVE aborde “un plan estratégico o plan de futuro” para dar respuesta a los retos “internos y externos” a los que se enfrenta la televisión pública, cuya situación patrimonial es delicada.

En su informe de evaluación de la gestión de RTVE, que fue debatido en el seno del consejo de administración de la corporación en julio, la SEPI admite que el ejercicio 2015 ha sido “complejo” y resalta que el calendario político, marcado por las elecciones generales del 20 de diciembre “no ha sido el más favorable” para abordar los problemas de fondo de la televisión pública.

Según critica la SEPI, este sistema, que suprimió la publicidad de TVE y a cambio impuso tasas a los operadores de telecomunicaciones y a la televisión privada, “continúa planteando serias dificultades debido a su inestabilidad y a su indefinición y falta de transparencia en cuanto a la determinación de los ingresos, lo que no permite adoptar decisiones operativas a largo plazo”.

En el plano patrimonial, RTVE tiene también un grave problema. La SEPI no oculta que la situación al cierre de 2015 “ha vuelto a ser delicada”. El patrimonio neto de la corporación es de 772 millones, lo que representa el 68,8% del capital social escriturado (1.122 millones). Con esta cifra, RTVE “se acerca peligrosamente a la situación de reducción de capital obligatoria” que marca la ley.

 

Ver noticia

La CNMC publica el primer informe sobre el cumplimiento de las obligaciones de servicio público de la CRTVE

La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha publicado su primer informe sobre el grado de cumplimiento de las obligaciones de servicio público audiovisual de la Corporación de Radio y Televisión Española (CRTVE) correspondiente al ejercicio 2014.

El control y seguimiento de la misión de servicio público por parte de una autoridad audiovisual independiente es un requisito esencial para garantizar el efectivo cumplimiento de dicha misión. No obstante, la inexistencia de tal autoridad, hasta la creación de la CNMC, ha tenido como consecuencia directa la ausencia de supervisión efectiva hasta este momento.

Con el objetivo de poner fin a esta falta de control, la CNMC ha elaborado este primer informe. De forma pormenorizada analiza el grado de cumplimiento de las obligaciones impuestas por la normativa audiovisual al prestador de servicio público. Así como los efectos que sobre el cumplimiento de las mismas han tenido las modificaciones en el sistema de financiación en los últimos años.

Respecto a este último punto, el informe concluye que el cambio realizado en el régimen de financiación de la CRTVE en los últimos años ha supuesto en la práctica una mayor incertidumbre presupuestaria. Ante este escenario, la CNMC recomienda revisar el sistema de financiación para garantizar su estabilidad presupuestaria.

En relación con el cumplimiento del servicio público, la CNMC considera que carece de algunos de los instrumentos de control que prevé la normativa (en particular, los Contratos-Programa). Se trata de una herramienta esencial, tanto para verificar que presta sus obligaciones como para facilitar la supervisión del regulador.

La CNMC advierte de que para elaborar este primer informe no ha podido contar con una metodología cualitativa que le permita verificar el cumplimiento íntegro de misiones tan relevantes como el pluralismo informativo. Ante la falta de este instrumento, se ha ceñido a realizar un análisis cuantitativo en relación con la presencia de los agentes políticos en los principales contenidos informativos de la TVE.

Tras un minucioso análisis, la CNMC concluye que, con carácter general, a lo largo del año 2014, la CRTVE ha cumplido con las obligaciones de servicio público encomendadas por la normativa sectorial. El informe señala, en particular, que la CRTVE está sometida a una gran variedad de obligaciones, muchas de las cuales no siempre son visibles para la ciudadanía, pero que condicionan de manera importante su labor y suponen un gran esfuerzo en términos presupuestarios y de recursos dedicados.

 

La CNMC propone un cambio en la financiación de TVE: abre la puerta a la publicidad

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha aprobado este miércoles su primer informe de evaluación del servicio público que presta RTVE a la sociedad. La principal conclusión de este documento es que el actual sistema de financiación de la corporación no le proporciona la estabilidad económica necesaria para cumplir la misión que tiene asignada. Esto abre la puerta a la búsqueda de nuevas fórmulas para hacer la televisión pública sostenible, que podrían pasar por la vuelta de la publicidad a uno o varios de sus canales; o por cambiar la ley para permitirle aumentar sus ingresos por la vía de los patrocinios.

Desde el punto de vista de la CNMC, la inconsistencia de este modelo de financiación dificulta a RTVE el cumplimiento de los objetivos que debe perseguir, que están especificados en su Mandato Marco, en la Ley 17/2006 sobre la radio y la televisión de titularidad estatal; y en la propia normativa que regula sus ingresos y su techo de gasto (Ley 8/2009). No obstante, el informe elaborado por el súper-regulador también incide en que los constantes cambios que se han producido en la Presidencia del ente público durante los últimos años también han complicado el cumplimiento de su misión.

Las fuentes de la CNMC consultadas por Vozpópuli inciden en que este primer informe se ha realizado de forma muy general y con una metodología que se modificará en los próximos años para señalar con más precisión las carencias de RTVE. A partir de ahora, sus conclusiones se trasladarán a la comisión parlamentaria que evalúa el rumbo de la corporación.

 

Ver noticia

Las luces y sombras de RTVE, según el informe de la SEPI

Un informe sobre la gestión de RTVE elaborado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, al que ha tenido acceso ABC, pone en evidencia los aciertos y carencias en la gestión de la corporación el año pasado. La SEPI, organismo dependiente del Ministerio de Hacienda que tiene entre sus funciones la tutela de la cadena pública, entiende que 2015 fue un «año complejo», en un contexto difícil «desde el punto de vista macroeconómico, sectorial y político». «Si bien las condiciones generales del país han empezado a mejorar (...), las principales limitaciones en cuanto a gasto público no han desaparecido», explica el texto, «con unos niveles de deuda y déficit público muy tensos, lo cual supone una de las principales incertidumbres para el modelo de financiación».

Uno de los puntos favorables del pasado ejercicio fue el nuevo tratamiento del IVA, que permitió una reducción del gasto de 78,7 millones, si bien esto «no ha sido suficiente para equilibrar la cuenta de resultados e incrementar la cuota de audiencia». En este sentido, el informe destaca que Mediaset logró el 31% y Atresmedia del 26%, «muy por encima de RTVE», con el el 16,7%. Se configura así, dice la SEPI, «un modelo de duopolio inédito en el contexto europeo». En este entorno, añade, la estructura operativa de la corporación «resulta ya claramente desajustada».

Por todo ello, el modelo actual de financiación sigue planteando «serias dificultades debido a su inestabilidad y a su indefinición y falta de transparencia en cuanto a la determinación de los ingresos». Eso impide adoptar decisiones operativas a largo plazo en un entorno donde es imprescindible hacerlo, y supone «una situación difícil de mantener». El mayor peligro, concluye la SEPI, es el deterioro de la audiencia, que terminó el año en el 9,8% de cuota en La 1, «nivel que puede considerarse crítico».

Otro de los factores que celebra la SEPI es que las medidas adoptadas en el marco del «Plan de sostenibilidad y mejora de la eficiencia» puesto en marcha en 2014 tuvieron «un impacto favorable, logrando una reducción de gastos generales de 14,3 millones». No obstante, no se alcanzó el objetivo en alguno de sus programas ni en los costes de personal, «lo que obligará a actualizarlo» en 2016. Otros puntos fuertes fueron la venta de productos, que ascendió a 14,2 millones, y los ingresos por patrocinios (16,9 millones). Asimismo, los gastos de explotación se redujeron notablemente respecto a lo presupuestado y al ejercicio anterior.

El resultado de explotación, por último, ascendió a 35,1 millones de pérdidas, «desviándose frente al presupuesto en 39,1 millones pero mejorando respecto al ejercicio anterior de manera sustancial, en 94,1 millones». Al menos a nivel operativo, concluye el texto, «es posible esperar una cierta estabilidad de mantenerse la corporación en los actuales niveles de actividad y de costes».

 

Leer noticia