Los anuncios seguirán sin asomarse por RTVE

Los cuatro partidos principales rechazan la emisión de publicidad y cobrar un canon a los contribuyentes para financiar TVE, si bien PP, PSOE y Ciudadanos son partidarios de avanzar en los ingresos por el patrocinio de programas y la venta de producción propia, al igual que Podemos en este caso.

Además, PSOE, Podemos y Ciudadanos han coincidido en la necesidad, incluso urgencia de crear un consejo independiente que regule el sector audiovisual, mientras que el PP cree que es una cuestión "delicada" que se tiene que hablar, según han detallado las formaciones en un debate organizado por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) sobre el futuro de los medios públicos que recoge la Agencia Efe. Las discrepancias o los matices se han notado en asuntos como la elección del presidente y el consejo de administración de RTVE y cuál debe ser la formación y el perfil profesional de los miembros.

Previamente se ha presentado un estudio de la URJC que valora el regreso de las radios y televisiones públicas a la agenda del debate político y la necesidad de llegar a acuerdos debido al reparto de fuerzas en el Congreso.

 

Leer noticia

El tribunal de Luxemburgo confirma la validez del sistema de financiación sin publicidad de RTVE

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) confirmó hoy que el régimen de financiación de RTVE es compatible con la legislación comunitaria en materia de ayudas de Estado, al haber desestimado el recurso de DTS Distribuidora de Televisión Digital contra una sentencia anterior.

En la sentencia de este jueves, el tribunal europeo desestima el recurso de casación de DTS y confirma la sentencia del Tribunal General. Así, considera que el segundo estaba en lo cierto al estimar que las medidas fiscales no formaban parte del régimen de ayudas en favor de RTVE.

En este sentido, el TUE recuerda que el importe de la ayuda se fija de acuerdo con los costes netos relacionados con el cumplimiento de la misión de servicio público, por lo que los ingresos por las medidas fiscales no tienen ninguna influencia directa en la cantidad o en la concesión de la ayuda otorgada a RTVE.

Además, el Tribunal de Justicia subraya que una parte de los ingresos por el gravamen puede ser destinada a otros fines, como reasignarse a un fondo de reserva o al Tesoro Público. También destaca que la inaplicabilidad de las medidas fiscales no cuestiona la ayuda, puesto que el Estado debe completar la diferencia entre los ingresos y los costes para el cumplimiento de sus obligaciones de servicio público.

 

Leer información

¿La información de TVE es objetiva?

Una cuarta parte de los espectadores (el 24,9%) considera que los informativos de Televisión Española no son objetivos, según los resultados de una encuesta elaborada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Frente a esta valoración negativa, un porcentaje similar (23,9%) cree que sí son objetivos. Y en el caso de los espectadores habituales de los informativos de La 1, La 2 y el Canal 24 Horas el nivel de objetividad percibido se incrementa hasta el 45,4%, mientras que el 15,3% mantiene lo contrario.

Por tramos de edad, son las personas de 65 o más años quienes tienen una percepción de mayor objetividad de los informativos de la televisión pública. En el lado contrario, son los más jóvenes los que tienen una mayor desafección hacia estos contenidos, ya que solo un 25% de los que tienen entre 16 y 24 años declara ser espectador habitual de los informativos de RTVE.

 

Leer información

Es hora de que TVE recupere la independencia

El nuevo Gobierno no para de prometer diálogo, diálogo y más diálogo. La nueva legislatura necesita de acuerdos y pactos para cambiar el rumbo de aquellas instituciones que durante los años de mayoría absoluta del PP han actuado de manera manifiestamente mejorable. Uno de los organismos que están pidiendo a gritos una reforma urgente es la radio y la televisión pública. RTVE, que acaba de cumplir 60 años, está inmersa en un agujero negro: tecnológicamente anclada en el pasado, informativamente desprestigiada por su alineamiento con el partido en el Gobierno y financieramente asfixiada por los sucesivos recortes en la subvención estatal.

En esta legislatura los partidos de la oposición tienen una oportunidad de oro para devolver la independencia a RTVE. La primera medida pasa por revertir la contrarreforma que abordó Mariano Rajoy en 2011 para elegir un presidente a su medida. El PP fulminó el artículo de la ley que exigía una mayoría de dos tercios del Congreso de los Diputados para nombrar al inquilino de Prado del Rey para que solo fuera necesaria la mayoría absoluta.

Además de un compromiso político firme para devolver la televisión pública al público, TVE requiere una financiación suficiente y estable para poner en antena una programación de calidad, que no se deje arrastrar por los formatos chabacanos que inundan los canales privados. Ha de estar a la vanguardia tecnológica, arriesgar con programas innovadores y adaptarse al mundo digital y a los nuevos modelos de consumo de contenidos.

 

Leer columna