REIVINDICACIÓN DE TVE EN SU 60 CUMPLEAÑOS

El Consejo de Informativos de TVE reivindica esta televisión que hoy cumple 60 años. Y lo hace a pesar de contar en su historia con períodos en los que ha sido vergonzantemente subyugada y utilizada sin tener en consideración su condición de servicio público.
Reivindicamos la televisión de los pioneros, que en una España empobrecida y sin recursos fueron capaces de reinventarse el medio sin contar apenas con referencias internacionales. TVE fue entonces esa "ventana al mundo" que abrió nuestros hogares a otras realidades distintas de la represión y la miseria moral de la época.
Reivindicamos la televisión de los sesenta, con Prado del Rey a pleno rendimiento, una industria audiovisual de primer orden que marcó el imaginario colectivo durante generaciones. La televisión que popularizó el teatro clásico, de Esquilo a Zorrilla, la televisión del "Un, dos, tres...", la de los premios internacionales: "Historia de la frivolidad...", "La Cabina".
Reivindicamos la televisión de los primeros corresponsales, -Jesús Hermida, José Antonio Plaza, Cirilo Rodríguez...-, que pusieron el signo distintivo de la información internacional en unos telediarios amordazados por la censura. Y especialmente reivindicamos a aquellos que supieron mantener su dignidad aunque fuera escribiendo entre líneas.
Reivindicamos la televisión del UHF, La Segunda Cadena, La Dos, la televisión de Iván Zulueta, José María Íñigo, Claudio Guerín, la televisión alternativa, informal, creativa.
Reivindicamos la televisión de la Transición, los informativos de Lalo Azcona e Iñaki Gabilondo, la televisión de los grandes reportajes de Miguel de la Quadra, Diego Carcedo, Manu Leguineche... también la televisión de Pilar Miró, la de la alianza con el cine, la de las grandes superproducciones, la de los Estudios Buñuel, la que insufló nueva vida al sector audiovisual. Y por supuesto la televisión gamberra de la Bola de Cristal, Fernando García Tola o Javier Gurruchaga... La televisión de la cultura, de Popgrama, La Edad de Oro o Metrópolis.
Reivindicamos la televisión de los grandes despliegues internacionales, la del titánico esfuerzo del Canal 24 Horas, la de los Juegos Olímpicos, Teledeporte, Estudio Estadio. La televisión de la grandes series y especialmente la que no teme el debate político..., la televisión de los informativos pujantes, de calidad, que supieron ganarse el respeto dentro y fuera a fuerza de pelear por ser independientes del poder político.
Reivindicamos una televisión honesta, hecha de esfuerzo colectivo, abierta, plural, que no imponga, que dialogue, que muestre el mundo como es, que dé voz a quienes nunca la han tenido, que hable con rigor, que trate a la audiencia con respeto...
Reivindicamos, en definitiva, algo tan básico y elemental, como una televisión pública al servicio de los ciudadanos. Por eso exigimos de nuestros representantes políticos que estén a la altura de la historia y se pongan de acuerdo para devolver a TVE al camino de la independencia, la pluralidad, la profesionalidad y la creatividad.