EL CDI DE TVE REPRUEBA LOS ÚLTIMOS NOMBRAMIENTOS DE LA DIRECCIÓN DE SS.II.

El Consejo de Informativos de TVE quiere mostrar su más firme rechazo a los últimos nombramientos llevados a cabo por la Dirección de los Servicios Informativos de TVE. Y lo quiere hacer de manera pública por cuanto estamos ante una nueva utilización de lo público para satisfacer intereses particulares. Hecho especialmente grave por cuanto en la plantilla de TVE existen profesionales de sobrada y acreditada capacidad que están infrautilizados, y se recurre a contratos externos y discrecionales que ni siquiera han seguido el proceso de selección a través del banco de datos de RTVE.
No se puede interpretar de otra forma el nombramiento de María José Sastre como editora de uno de los principales informativos de la televisión pública española. Ni su perfil profesional, ni su trayectoria justifican la decisión de ponerla al frente de la primera edición del Telediario. Durante su corta experiencia en TVE, ha sido reprobada en diversas ocasiones por parte de este Consejo de Informativos como responsable de mala gestión y malas prácticas profesionales en su función de coordinadora del Canal 24 Horas (responsabilidad a la que, por otro lado accedió, igual que ahora, sin contar en su currículum con experiencia suficiente en televisión). En opinión de este Consejo, además, estamos ante un caso de nepotismo que solicitamos sea investigado por el Consejo de Administración y por la Comisión de Control de RTVE. Creemos firmemente que su relación familiar con Carmen Sastre, Directora de Contenidos, no es ajena a su contratación y a su rápida e injustificada progresión en la empresa.
Tampoco se puede interpretar de otra forma el nombramiento de Elena Sánchez Pérez como Directora Adjunta de Los Desayunos. No sólo fue contratada por RTVE directamente después de haber sido responsable de comunicación de la ex-alcaldesa Ana Botella.
También cuenta en su trayectoria otras responsabilidades directamente relacionadas con el Partido Popular: fue directora de comunicación del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales con Eduardo Zaplana, y responsable de comunicación del Grupo Parlamentario del PP en el Congreso de los Diputados. Además, el Consejo de Informativos también ha documentado malas prácticas profesionales y vulneraciones deontológicas en el programa La Mañana de TVE siendo ella su directora.
El CdI de TVE lamenta profundamente que la dirección pierda la oportunidad de corregir decisiones que han supuesto para TVE un enorme daño. Se sustituye a un editor, Álvaro Fernández, que fue contratado para ejercer tareas de responsabilidad sin ninguna trayectoria previa en televisión, por una persona que cumple las mismas condiciones. De esta época pasarán a la historia graves episodios de censura y manipulación, así como la mayor pérdida de credibilidad documentada por los estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).
El Consejo de Informativos de TVE reclama el establecimiento en el futuro de un sistema de carrera profesional que evite que las direcciones puedan conformar "redacciones paralelas", nombrando y contratando a personas cuyo valor fundamental es la obediencia hacia sus superiores, y no la vocación de servicio público a la sociedad que es lo que anima, al fin y al cabo, a todo buen periodista.

REIVINDICACIÓN DE TVE EN SU 60 CUMPLEAÑOS

El Consejo de Informativos de TVE reivindica esta televisión que hoy cumple 60 años. Y lo hace a pesar de contar en su historia con períodos en los que ha sido vergonzantemente subyugada y utilizada sin tener en consideración su condición de servicio público.
Reivindicamos la televisión de los pioneros, que en una España empobrecida y sin recursos fueron capaces de reinventarse el medio sin contar apenas con referencias internacionales. TVE fue entonces esa "ventana al mundo" que abrió nuestros hogares a otras realidades distintas de la represión y la miseria moral de la época.
Reivindicamos la televisión de los sesenta, con Prado del Rey a pleno rendimiento, una industria audiovisual de primer orden que marcó el imaginario colectivo durante generaciones. La televisión que popularizó el teatro clásico, de Esquilo a Zorrilla, la televisión del "Un, dos, tres...", la de los premios internacionales: "Historia de la frivolidad...", "La Cabina".
Reivindicamos la televisión de los primeros corresponsales, -Jesús Hermida, José Antonio Plaza, Cirilo Rodríguez...-, que pusieron el signo distintivo de la información internacional en unos telediarios amordazados por la censura. Y especialmente reivindicamos a aquellos que supieron mantener su dignidad aunque fuera escribiendo entre líneas.
Reivindicamos la televisión del UHF, La Segunda Cadena, La Dos, la televisión de Iván Zulueta, José María Íñigo, Claudio Guerín, la televisión alternativa, informal, creativa.
Reivindicamos la televisión de la Transición, los informativos de Lalo Azcona e Iñaki Gabilondo, la televisión de los grandes reportajes de Miguel de la Quadra, Diego Carcedo, Manu Leguineche... también la televisión de Pilar Miró, la de la alianza con el cine, la de las grandes superproducciones, la de los Estudios Buñuel, la que insufló nueva vida al sector audiovisual. Y por supuesto la televisión gamberra de la Bola de Cristal, Fernando García Tola o Javier Gurruchaga... La televisión de la cultura, de Popgrama, La Edad de Oro o Metrópolis.
Reivindicamos la televisión de los grandes despliegues internacionales, la del titánico esfuerzo del Canal 24 Horas, la de los Juegos Olímpicos, Teledeporte, Estudio Estadio. La televisión de la grandes series y especialmente la que no teme el debate político..., la televisión de los informativos pujantes, de calidad, que supieron ganarse el respeto dentro y fuera a fuerza de pelear por ser independientes del poder político.
Reivindicamos una televisión honesta, hecha de esfuerzo colectivo, abierta, plural, que no imponga, que dialogue, que muestre el mundo como es, que dé voz a quienes nunca la han tenido, que hable con rigor, que trate a la audiencia con respeto...
Reivindicamos, en definitiva, algo tan básico y elemental, como una televisión pública al servicio de los ciudadanos. Por eso exigimos de nuestros representantes políticos que estén a la altura de la historia y se pongan de acuerdo para devolver a TVE al camino de la independencia, la pluralidad, la profesionalidad y la creatividad.

FALTA DE INDEPENDENCIA Y DESPRESTIGIO EN TVE

El Consejo de Informativos tiene que necesariamente mostrar una vez más su decepción por la forma en la que la dirección de Informativos ha afrontado la cobertura de la noche electoral y que conduce de forma acelerada a nuestra oferta informativa hacia la irrelevancia, según muestran los datos de seguimiento. Ya habíamos advertido previamente que encargar la codirección del especial de las elecciones autonómicas a Víctor Arribas, extertuliano con una dudosa trayectoria deontológica previa en Telemadrid y otras cadenas, y recientemente contratado, ahondaba en la deriva progubernamental de TVE y atentaba contra la imagen de independencia y neutralidad a la que obliga la ley a la televisión pública, que afecta de forma inexcusable a los que realizan cometidos de edición o presentación.
Una deriva de la que esa misma noche electoral daba muestras otra de las redactoras de la llamada 'redacción paralela', incorporada de Intereconomía, con el fin de ir apartando progresivamente de sus funciones informativas a periodistas de reconocido prestigio y trayectoria en esta casa. Los comentarios de Susana Burgos manifestando sus preferencias por la victoria de un partido político con modos propios de un "forofo" es algo igual de inadmisible. Y especialmente grave por cuanto al día siguiente fue designada para informar sobre el caso de las "tarjetas black" en los telediarios. Un caso de corrupción política que afecta, entre otros, a exaltos cargos del Gobierno y personalidades próximas al Partido Popular. Y mucho más significativo por cuanto para llevar a cabo esta decisión, la Dirección de Informativos ha apartado de la cobertura informativa de este juicio a una profesional de reconocido prestigio y trayectoria en TVE, que había seguido la instrucción del sumario.
Además Susana Burgos es reincidente en esta deplorable actitud. Sólo hay que recordar, por ejemplo, que cuando fue enviada a Grecia para informar de la crisis económica y política en el país heleno, dejó escrito también en twitter que "iba a escuchar las sandeces que decía Tsipras", el primer ministro griego.
El Consejo de Informativos cree que los periodistas tienen un amplio margen para expresar una crítica o un análisis político general, y es algo que otros profesionales de RTVE e incluso miembros de este consejo hacen habitualmente. Sin embargo, mostrar de forma tan manifiesta una preferencia por la victoria o la derrota de determinada formación política entendemos que no es admisible ni en este Consejo ni en los informadores encargados de hacer actualmente información política en TVE.
En este sentido, el Consejo valora positivamente las disculpas emitidas por nuestra compañera Marga Gallego que, aún teniendo en cuenta que no realiza información de carácter político, acaba de reconocer públicamente su error por haber enviado meses atrás un tuit valorando la victoria del Partido Popular en las elecciones del pasado mes de junio, algo que le honra.
Por ello invitamos a una reflexión general a los profesionales de TVE sobre los comentarios que se realizan a través de las redes sociales y exigimos que la dirección de informativos y la redactora Susana Burgos asuman su responsabilidad y, al menos, realicen también un mínimo ejercicio de autocrítica.

NUEVA PURGA EN TORRESPAÑA

El Consejo de Informativos de TVE ha tenido hoy conocimiento de que la Dirección de Informativos ha trasladado de manera forzosa a Los Desayunos a un redactor del área de Nacional. Se trata de un periodista contratado y con varios años de experiencia en el campo de la información política. El traslado se lo comunicaron el pasado viernes para su incorporación inmediata este mismo lunes.
Este informador había recibido numerosas amenazas veladas por parte de la Dirección de Informativos aprovechando su condición de trabajador contratado y, por tanto, en situación laboral más débil que los trabajadores fijos de plantilla.
Así mismo había sido llamado en varias ocasiones a los despachos siguiendo la estrategia de esta Dirección de intimidar y amenazar a los periodistas que defienden su trabajo y que se niegan a vulnerar los principios deontológicos a los que nos obliga la Ley 17/2006 de la radio y la televisión de titularidad estatal.
El Consejo de Informativos publicó en su acta de febrero un dictamen dando amparo a este profesional que se había negado a incluir su firma en una información porque la Dirección de los SS.II le impuso un enfoque con el que no estaba de acuerdo.
Desde el Consejo de Informativos denunciamos esta nueva purga en la redacción central de Torrespaña. Se trata de un paso más en el propósito de la actual Dirección de los SS.II de ir vaciando poco a poco la redacción de informadores independientes y honestos, para poner en su lugar a los que aceptan escribir al dictado. A esta estrategia responden también los recientes
cambios en áreas y programas informativos, dirigidos a controlar contenidos de cara a la nueva temporada electoral.

Subcategorías